jueves, 4 de junio de 2015

Los inventos del TBO

Mucho tenemos que soportar algunos funcionarios. Hay cosas peores, sin lugar a dudas, pero hoy voy a contar algo que no suele salir en los peiródicos, porque es más bien cómico, y no tiene cabida en esa sucesión de "sucesos" en que se han convertido periódicos y telediarios. Pues bien, lo que muchas veces sufrimos son "Los inventos del TBO".



Hay muchos "inventores" y "técnicos vocacionales". Gente que se para a pensar, a ver problemas y a tratar de solucionarlos. El problema es que la mayor parte de ellos no tienen detrás una formación de manera que eviten errores de principiante. Con la vehemencia propia de esas mentes inquietas, escriben a la Administración con la esperanza de que esta les "compre" la idea, impulse la idea, les ayude a patentarla o, si no lo consiguen, al menos le regalen la idea al Estado "para que no tengan que comprarla en el exterior". También están los que hacen algo realmente útil, pero no se dan cuenta del papel del "Estado" o de los verdaderos inventores que cometen algún error (nadie está libre).



Hay ideas que no sirven para nada, que resuleven problemas que no le importan a nadie. Hay ideas que son irrealizables, ya que violan los principios más elementales de la física. 

Después están aquellos que tienen cierta formación pero que no han profundizado o aquellos que fueron expertos hace 30 años y ahora desconocen cómo ha evolucionado la tecnología y las normas asociadas.



Pues bien, ayer recibí una carta de uno de esos "iluminados" que realizaba un sesudo análisis de la actividad regulatoria del departamento donde trabajo en su condición de ingeniero técnico y sus muchísimos (demasiados) años de experiencia. Como corolario a ese análisis resultó que ciertos artefactos de uso diario, debían ser prohibidos por ser "manifiestamente inseguros". La verdad es que sirvió para echar unas risas con el jefe y plantearnos enviar una carta a la Clínica López Ibor para que vaya a visitarles el susodicho.

¿Hay que contestar? ¿Quién contesta? ¿Cómo se contesta? No se puede ser desagradable, al fin y al cabo los ciudadanos tienen derecho a que se les trate de manera correcta y educada. No se puede ser soberbio. No se puede ser condescendiente, porque eso puede excitar el "celo protector" del ciudadano. ¿Cómo decirle suavemente que ha cometido errores propios de un alumno de primaria? ¿Cómo decirle que las normas que estaban en vigor durante su ejercicio profesional han sido ampliamente superadas y modificadas unas 15 veces desde que se jubiló?

Pero hay algo peor: que ese individuo tenga amigos (normalmente políticos) que estén en altos cargos y te manden a su "recomendado". Entonces llaman y llaman, sabiendo que tienen una "recomendación" (¡ay, España y sus recomendaciones!) y se convierten en un verdadero grano en el culo.

Hace unas semanas tuvimos a un conocido literato con un invento que no sirve para nada, pero claro, ¿quién le dice que eso no sirve? Saldríamos en todos los periódicos, porque el susodicho escribe todavía en algunos periódicos. En fin, algo divertido a la par que pesado.

domingo, 31 de mayo de 2015

Cumpleaños accidentado

Ayer fue mi cumpleaños. Mi cuadragésimo cuarto cumpleaños, para ser exactos. Fue accidentado con final feliz.

Me desperté junto a M., corrí a casa para ver a mi madre y que me pudiera felicitar. Me puse el traje y, otra vez acasa de M. a recogerle. Nos fuimos a la comunión a la que nos habían invitado a 75 kilómetros de Madrid. A los veinte minutos de llegar, llamaron a M.: su padre estaba en urgencias con un dolor de cabeza y ojos enorme y diciendo incoherencias. Así que llevé a M. a su casa para que se cambiase y marchase al hospital. Mientras tanto volví a la comunión...  (otros 80 km, ya que era un poco más lejos de la comunión). Una vez allí se me estropeó el teléfono: simplemente se apagó y ya no respondió. Después de la comida fui a casa de los padres de la festejada. Salimos de allí a las 11 de la noche.

Esperé a M. en su casa. Después de muchas pruebas, su padre ha tenido un derrame en la retina, lo que le pudo provocar el dolor de cabeza y ojos. Esta noche quedó en observación en el hospital y esta mañana le dieron el alta.

-----------------------------------------------------------------------------

Llevo una temporada en el que la ansiedad ha vuelto. Nunca se había marchado del todo, pero se había aplacado. Ahora vuelve recurrentemente y con frecuencia diaria.


jueves, 28 de mayo de 2015

Esto no es serio

No, esto es nada serio. No puede ser que uno de mis compañeros de trabajo sea como es: sesentón que no acepta el paso del tiempo. El año pasado se empeñó en que le operasen de próstata, el primer urólogo le dijo que no, el segundo también, y el tercero, le dijo que bueno, entraba por los pelos en los criterios para operarle. Le operaron y fue bastante bien, pero enlazó la recuperación con una depresión larvada que estalló en el postoperatorio, aunque ya tenía síntomas antes.

Ahora creo que se ha recuperado bastante, y como está más "contento", pues se ha ido de putas unas cuantas veces. Y va y me cuenta sus "hazañas"... lo curioso es que me cuenta que está decsubriendo el placer anal. Si hace unos años me dicen que voy a tener esas conversaciones con este compañero, no me lo creo.

Mi jefe, a quien también contó sus peripecias, le advirtió sobre las enfermedades de transmisión sexual, y el tío se ha acojonado, así que le mandé al Centro Sandoval para que le asesoraran. Salió encantado con todo lo que le dijeron.

No ha sido seria la campaña electoral. No ha habido partido que haya hecho algo serio. Creo que se empeñan en hacer el payaso en campaña besando niños y perros, para después exigir el sacrificio de jóvenes vírgenes para hacer los pactos de gobierno. Unos amigos de los que están en un grupo de Whatsapp, me hicieron campaña electoral a través del grupo, a lo que respondí silenciándolo. A ver, ha coincidido la baja con la camapaña electoral, y he terminado HARTOOOOOO.

Por cierto, pedí el alta médica por la operación. Estaba hartísimoooooo de la baja. Al fin y al cabo, lo que tenía que hacer es tener limpia la "zona". Ahora tengo que hacer lo mismo, pero en el trabajo.



No es serio cómo se están portando los días poselectorales. Las ocurrencias de Esperanza... ay, Señor, Señor. Eso sí, hay que agradecer el juego que está dando. Solamente falta que además de naumaquias, proponga la celebración de sacrificios humanos, o luchas de gladiadores en el Estadio de La Peineta.




A ver qué tal se portan las autoridades superiores de mi departamento ante la seguridad de que no seguirán en el poder. Espero que el pánico no nos llegue hasta los "indios" y se quede en los "jefes".

Hoy me han ofrecido irme a otra subdirección. El trabajo no es totalmente técnico, mejor dicho, es técnico para abogados y para ingenieros. No está mal, pero ahora no me conviene. De todas formas, me han dicho que en enero se va a quedar una plaza libre por jubilación y que si me interesa para entonces, ellos encantados de la vida de que trabaje allí.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Orson Welles

Hoy se cumplen cien años del nacimiento de Orson Welles, en Kenosha, Wisconsin, Estados Unidos. No recuerdo qué fue lo primero que vi de Welles. Quizá fuera "Ciudadano Kane", allá en la adolescencia, seguramente en el programa "La Clave". Y sé que quedé absolutamente fascinado por la película. Ese descubrimiento es de los que marcan para siempre, como leer "Cien años de soledad".

La fascinación que produce en mi "Ciudadano Kane" es de tal magnitud que cada vez que en algún canal de TV la ponen, tengo que terminar de verla, sea desde el punto que sea.



En aquella cada vez más lejana adolescencia leí la biografía sobre Welles escrita por Barbara Leaming donde contaba esa juventud fascinante, en la que influyó una madre que le encargaba resúmenes de obras de Shakespeare para representar en un teatrillo de marionetas, un viaje por España donde se iba de putas o debutaba como matador de toros, la fascinación por uno de sus profesores que podía haber ido a más perfectamente, dicho por el propio Orson, la vuelta siempre a Shakespeare, la propia conciencia de ser un genio, el saber por qué en la escena en la que Kane dice la palabra "Rosebud" antes de morir sus labios están entre la nieve.





Gracias a mis amigos, por un lado quienes nos recomendaron el viaje, por otro quienes nos acompañaron en el viaje, visitamos el Castillo Hearst en California. Ese lugar trasunto del Xanadú de Ciudadano Kane, ¿o era al revés? Disfruté aquella visita como si me estuviera colando en el escenario de la película que más me gustaba.



La leyenda de Welles es mayor que su obra, solamente aparecía unos minutos en "El Tercer Hombre" y parecía una película de Welles.

Podría escribir mucho más, pero sería inútil. Ningún libro puede abarcar la grandeza de Welles. Podría hablar de "Sed de mal", película inquietante y donde saca agua del desierto. Podría hablar de muchas más, pero sería inútil: ningún escrito puede abarcarlo todo, ni siquiera una parte significativa.

En resumen, en el centenario de su nacimiento gracias Mr. Welles por habernos mostrado cómo cambiar las cosas y hacerlas bellas e interesantes.

martes, 5 de mayo de 2015

Aquí sigo

Aunque parezca mentira casi nos hemos cepillado la mitad del año. Ha pasado volando.

El trabajo fue como siempre, pero he tenido una pequeña "suerte", cuando peor se han vuelto las cosas, he sufrido una pequeña intervención quirúrgica y estoy con de baja laboral. Hace ¡seis años! sufrí una pequeña intervención, pero en un lugar muy molesto: el culo... lo malo es que no terminó de cicatrizar bien y lo supe en su momento, pero fui retrasando el momento de volver al cirujano. El año pasado empezó a molestar de vez en cuando, pero me daba mucha pereza meterme en el quirófano y lo fui dejando, otra vez. Una compañera de trabajo me decía de vez en cuando que tenía que ir y rematar la faena. Ella no fue nunca a su colonoscopia y falleció en enero. Así que en cuanto ella enfermó, todos los que en mi trabajo habíamos ido posponiendo yo pedí cita en el cirujano, que me dijo que esta vez iba a ser mucho menos que en la anterior ocasión. Así que hace un par de semanas entré en el quirófano con muy pocas ganas, pero... es el peaje que hay que pasar para estar mejor.

Desde luego ha sido muuuuucho menos que la operación del 2009, pero no deja de ser molesta. Esta vez no tengo que estar con el culo al aire.

En el mes de marzo tuve viajes varios:
1.- Barcelona: viaje de trabajo. Fue satisfactoria, en contra de la tendencia que había hace unos años de ponernos verdes. Por fin se dan cuenta de lo que estamos currando por el público, lo que no siempre es fácil.
2.- Viaje a visitar a mi sobrino a Heidelberg. Preciosa ciudad alemana que visité con un buen guía disfrutando de buena gastronomía. Eso sí, me traje un catarro tremebundo de origen oriental que todavía arrastro. Lo mejor, es que también pude encontrar a
3.- Viaje a Manchester al principio de la Semana Santa. Turismo puro y duro.
4.- Justo antes de la operación un viaje relámpago a la Comunidad Valenciana a tratar de resolver un problema de personal bastante grande. No creo haber resuelto nada, pero sí creo que se han clarificado algunas cosas.

Ahora "reposo", hasta cierto punto y recuperación. Me dijo el cirujano que tengo que estar de baja "hasta que esté cómodo" y también cuando vea que las curas solamente las pueda hacer mañana y noche. A ver qué me dice mañana el médico de cabecera, que tengo que ir a gestionar con él el trámite de la baja laboral.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Falling in love with you


domingo, 15 de febrero de 2015

Interés en la Reina Isabel y su tiempo

Hace un par de días cenamos con la amiga de M. y su marido sueco. En un momento de la conversación sobre series de televisión comentamos el éxito que ha tenido la serie "Isabel" (serie que no he visto, por cierto), y nuestro sueco interlocutor afirmaba sorprendido "cómo se podía haber hecho una serie sobre una época tan oscura de la Historia de España".

A continuación me vi defendiendo vehementemente el interés sobre esa época de la historia: dos personas con una ambición sin límites, una de ellas ejemplo inspirador para "El príncipe" de Maquiavelo, la otra, digna no sólo de series de televisión, sino de unos cuantos libros biográficos; la aventura de la unión de dos reinos con dos filosofías diferentes y la manera de hacer esa unión para no levantar suspicacias; una época en la que se hizo el Descubrimiento de América. Sí, hablé de "Descubrimiento", ante la oposición del nórdico ("¿descubrimiento para quién?", me dijo), la fascinación por Beatriz Galindo, otros personajes como el Cardenal Cisneros, Nebrija, Luis Vives; la inquisición y la nefanda expulsión de los judíos,... vamos, en mi opinión una época apasionante para el futuro del mundo. Calificarla como "oscura" e indigna de interés, me parece una simplificación tonta.

En fin, que sin proponérmelo, me vi defendiendo el interés en esa pequeña parte de la historia donde los españoles, miraban un poco más allá que de sus propias narices y cometían errores pero también enormes aciertos ayudando a construir un mundo más moderno.

Por cierto, tan diferentes y opuestos eran las formas de pensar entre los gobernantes que el Cardenal Cisneros, ante el derroche del joven rey Carlos I le escribió diciéndole que: "... en los meses en que V.A. se sienta en el trono lleva ya gastado más que los Reyes Católicos, sus abuelos, durante los cuarenta años de su reinado."  Como se puede ver, ya entonces había unos gobernantes ahorradores y otros derrochones. Ni la Merkel lo hubiera dicho más claro.




sábado, 24 de enero de 2015

Un año más...

... estamos aquí tras la toma de las uvas (no las veo en Canal Sur porque, entre otras razones, no estoy en Andalucía) y el comienzo de año ha sido. Dejémoslo así, sin poner ningún adjetivo. El año ha comenzado, y punto.

Mis ánimos en vacaciones no han sido muy buenos, como antes de las vacaciones. Sigo drogándome (drogas legales), y al menos duermo, pero los ánimos ahí van. Tampoco ha ayudado mucho el comienzo de año. Las comidas de Navidad de este año fueron más pacíficas que de costumbre, ya que mi cuñaaaaaaao parece que había cambiado de actitud después de los tres meses que tuve en el trabajo "glamouroso". Mi gozo en un pozo, cambió la cantinela de "los funcionarios sois unos parásitos" a "¿qué coño haces tú trabajando tanto y ganando una mierda?".

Lo mejor fueron los Reyes. M. me regaló un cuadro precioso, que ahora no sé dónde poner: en mi casa donde lo disfrutaría entre semana o en su casa, donde queda, indudablemente, mejor y lo vería en fin de semana. El "jodío" sabe incluso cuáles son mis gustos estéticos. (No es este el cuadro, pero es de la misma pintora).



El primer día que fui al trabajo, una de mis compañeras me dijo entre sollozos que "estaba muy preocupada" y traté de animarla creyendo que estaba preocupada por su hijo, que acaba de pasar por una mala racha, pero tampoco le hice mucho caso porque me marchaba al médico con mi madre. Dos días después la operaban de urgencia por un cáncer de colon y una semana después moría por una septicemia sin haber despertado de la anestesia. Esta era una compañera muy cercana, se puede decir que era la más cercana de la oficina. Querida amiga, ¡qué solos nos has dejado!

Unas horas antes de enterarnos de la operación de urgencia de esta compañera, otro compañero de la oficina me venía a decir que su hija de seis años, que había superado un cáncer complicado siendo bebé, había tenido una recaída y los pronósticos eran los peores. En consecuencia, el chico, haciendo gala de una profesionalidad apabullante, estaba buscando quién podía hacerse cargo de una parte de su trabajo mientras esté de baja cuando pongan a su hija en tratamiento. Me gustaría que esos capullos que tanto despotrican de los funcionarios viesen casos como este, que los hay, y no generalizasen tanto. Hay malos funcionarios, lo sé y los sufro, pero también los hay excepcionales.


Esto ha servido para que la actualidad la mire con escepticismo. Ver a los políticos españoles los viejos y los nuevos, no sirve más que para llorar de pena. Rajoy y sus corruptelas que hace como si no ve y como si no las viésemos los demás; Sánchez, diciendo tonterías a diestro y siniestro; Legaz y su ojo clínico para escoger cooperadores; Floriano, ¡ay!, que debe ser tan tonto como parece; Pablemos, que es la Ana Mato de los podemitas; Antonio Hernando, que debe tener dos neuronas, una para hablar y otra para respirar, y ninguna para pensar; el que tiene apellido premonitorio recibiendo millones (de euros) de Maduro ... Es como para exclamar lo que está escrito en el dintel del infierno: "Oh, vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza".

Este fin de semana M. se ha ido a Granada. Una especie de retiro espiritual obligado por el colegio. Así que estoy solo y me estoy dedicando a ver algún capítulo antes de dormirme. Quizá vea con mi madre algún capítulo de "Downton Abbey". Igual que los padres ponen dibujos a los niños para entretenerles, yo le pongo a mi madre "Downton Abbey". La semana pasada la señora Patmore se negaba a hacer un postre porque era nuevo y ella quería ir a lo seguro. Voy a tratar de hacerlo: charlota de manzana. Creo que después de esta semana tan emocional, me puede venir bien estar solo.

martes, 30 de diciembre de 2014

Ni siquiera estoy demodé

Dice Nils que no hay nada más demodé que un blog. Yo ni siquiera estoy demodé. Lo tengo bastante apartado. No tengo muchas ganas de escribir.

Espero que estos días de asueto en estas fechas tan entrañables sirvan para inspirarme y, por otra parte, darme las fuerzas necesarias para teclear.


domingo, 23 de noviembre de 2014

Charanga y pandereta

No me apetece mucho escribir. Llevo unos días en que estoy un poco más tranquilo (¡viva la química!, legal, por supuesto) pero estoy un poco fuera del mundo cibernético. Estas últimas dos semanas llevamos trabajando como negros para acabar el informe que nos encargaron. La prueba de fuego será esta semana y el viernes tuvimos algo de tensión con los plazos.

Mañana es el cumpleaños de M. y ayer hubo celebración de cumpleaños. Uno de los entretenimientos de la noche fue la entrevista a "Francisco Nicolás". Demuestra que seguimos siendo la España de charanga y pandereta, tanto si es cierto como si no lo que contó el "pequeño Nicolás". Muestra de lo ridículo de la situación es que hasta nos creemos que haya algo de verdad en el asunto.












El jueves nos vamos a Londres a ver un concierto de Morrissey. Yo  cogí dos días libres y el viernes es fiesta escolar en Madrid, así que por la tarde volamos para pasar el fin de semana.